Beneficios de Salir del Clóset-Convive Panamá

Por: Dr. Alvaro Gómez Prado
alvarogomezprado@gmail.com


Descubrirse gay, lesbiana, bisexual o transgénero es solo el inicio de un proceso de construcción de la propia identidad que suele ser distinto al que viven las personas heterosexuales o cisgénero. Este proceso dura toda la vida y conlleva varias partes, una de ellas es admitirte a ti mismo(a) tu propia sexualidad y, una vez se den las condiciones adecuadas, una de las siguientes etapas es admitirlo frente a otras personas, lo que comúnmente se conoce como “salir del clóset”.

Algunas personas se oponen a la salida del clóset porque aseguran que la gente heterosexual no realiza esta acción y, en honor a la igualdad, no deberíamos tener que realizarla quienes somos LGBT. Sin embargo, la realidad es que las personas heterosexuales manifiestan su sexualidad de muchas maneras en el diario vivir, desde llevar un anillo de matrimonio hasta distintas expresiones públicas de afecto en pareja. Existen muchas formas de decirle al mundo que son heterosexuales y, en honor a la igualdad, la gente LGBT debería poder expresar su sexualidad de manera similar.

Aunque salir del clóset es un momento personal, es decir que ninguna persona LGBT debe ser forzada a definirse como tal frente a otros, existen beneficios importantes para quienes deciden asumir su identidad como lesbianas, gais, bisexuales o trans. A continuación, te comentamos algunos de estos beneficios:

  1. Menos síntomas de estrés, ansiedad y depresión: existe una realidad psicológica bastante conocida y es que tener una identidad integrada es parte importante de una buena salud mental. Quienes aún están en el clóset deben vivir dos o más vidas en diferentes ambientes. Tal vez tu familia sepa de tu sexualidad, pero en tu trabajo, en el colegio o con amigos no te sea permitido hablar de ello. Cada vez que tengas que ocultar intencionalmente una parte de tu identidad se generará un grado de estrés mayor al necesario que, si se mantiene por mucho tiempo, puede convertirse en ansiedad propiamente dicha, generar síntomas y eventualmente evolucionar hacia la depresión. Al final tener una vida más honesta contigo mismo y con otros es más sano para ti.

Además, la sensación de liberación que se genera al salir del clóset de la manera adecuada es difícil de comparar con otras situaciones. Si hiciste tu tarea y sabes que tienes las condiciones adecuadas para salir del clóset, es bastante seguro que luego de hacerlo sientas que te has quitado un gran peso de encima lo cual te evitará tensiones innecesarias en el futuro.

  1. Fortalece vínculos: si las personas a quienes les comentas sobre tu sexualidad reciben bien la noticia, te aceptan como eres y te dan apoyo, los lazos que existan entre ambos se harán mucho más fuertes porque de ahí en adelante no habrá necesidad de ocultar una parte tan importante de tu vida. Además, no se limitan tanto los temas de los que puedes hablar debido a que ya no necesitas mantener en secreto una parte de tu vida que está tan presente como la sexualidad.

Eso sí, ten paciencia con ellos, a veces las otras personas no han lidiado lo suficiente con estas situaciones y necesitan que respondas las preguntas que puedan ir surgiendo en el proceso de conocer este nuevo aspecto de ti que les has presentado.

  1. Reducción de las expectativas de otros: una vez salgas del clóset con tu familia o en el trabajo y ellos te reciban bien, dejarán de esperar que traigas una pareja del sexo opuesto a casa o a ese evento de la compañía. Cosas similares sucederán con amigos, quienes dejarán de esperar que tengas una vida con el mismo molde de los demás y eso contribuirá a tu libertad de elegir hacer una vida como la desees hacer.
  2. Puedes recibir mejor atención de salud: ayuda mucho conseguir un médico de cabecera que no te juzgue y salir del clóset con él o ella para sentirte libre de hacer las consultas necesarias y poder cuidar mejor tu salud.
  3. Mejoras tu relación contigo mismo(a): respetarte a ti mismo(a) es importante e implica no forzarse a cambiar aquellas cosas que no están intrínsecamente “mal” o que realmente no hacen daño, por ejemplo, tu orientación sexual o tu identidad de género. No habrá necesidad de elegir “quien ser” o cómo comportarse en cada momento, podrás ser espontáneo(a) y estar seguro(a) de que eres auténtico(a) frente a más personas cada vez.

Aceptar tu sexualidad para ti mismo(a) y frente a los demás es un proceso que todos(as) debemos pasar en algún momento, no es sencillo, pero como ves tiene beneficios importantes.  Significa que poco a poco vas dándote el respeto que te mereces como persona. Cada vez que actúas honestamente dejas de hacerte a ti mismo(a) lo que, por lo general, nos hace la sociedad: tratar de cambiarnos. (Conoce cómo dar los primeros pasos para salir del clóset).

Ahora te toca a ti contarnos ¿Cómo ha sido tu experiencia al salir del clóset? Puedes escribirnos en los comentarios de esta entrada o a través de facebook, twitter e instagram.


El autor es, Doctor en Psicología Clínica y Psicoterapeuta, profesor universitario y blogger sobre diversidad sexual, psicología, salud mental, creatividad y otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *